Las fresas son la fruta más popular cultivada en casa por una buena razón. Pocas cosas recuperan los recuerdos de la llegada del buen tiempo como undir los dientes en una fresa fresca y jugosa. Entonces, porqué no hacer crecer estas pequeñas frutas dulces en vuestro balcón, patio o tejado?

Las fresas son increíblemente fáciles de cultivar. Las puedes conrear casi en qualquier lugar, ya que no necesitan mucho espacio para crecer: jardineras, macetas, macetas colgantes… Y por supuesto,las frutas cultivadas en casa y recién cosechadas son una delicia!

Es una planta ideal para iniciar a los niños en el huerto, se tiene que regar amenudo, cosa que agradecerán. Observarán como en el centro de la flor poco a poco se va desenvolupando el fruto hasta que una vez rojo lo podrán degustar, seguro que les encantará vivir esta experiéncia!

Uno de los mayores beneficios de cultivar fresas es por su naturaleza perenne. Año tras año aunque las bajas temperaturas sequen toda la planta, a finales del invierno volverán a brotar y cada primavera nos volverá a dar frutos, esto sí, al cabo de 3-4 años su sabor disminuirá de intensidad y la producción también, por lo tanto deberemos plantar nuevas plantas. Podemos aprovehar los hijos que nos dará a finales de otoño, los estolones.

Sembrar o plantar
Podemos obtener las plantas a través de las semillas pero la verdad es que no es cosa fácil. Pero si os animais a provarlo tenéis que tener en cuenta que las semillas para germinar necesitan un ambiente fresquito, lo ideal será sembrarlas a principios de otoño y llenaros de paciéncia, ya que pueden tardar más de un mes en germinar. Cuando la plántula tenga una buena medida manipulable ya la podéis transplantar y ponerla en el exterior.
Si decidís plantar, el mejor momento es a finales de invierno principios de primavera, a una distáncia de 20 cm entre planta y planta será suficiente.

El riego
Mantendremos un riego moderado, consiguiendo una tierra húmeda pero que no esté mojada.

Sustrato
Es bastante exigente por lo que se refiere a nutrientes por lo que será conveniente añadir un poco de compost despúes de finalizar el ciclo para que rebrote con más fuerza cada primavera. Le gusta un sustrato ligero y ligeramente ácido. Para acidificar la tierra podemos poner un poco de café o hacer un mulching de hojas y/o cortezas de pino, que nos ayudará a modificar el pH de la tierra, entre un 5 y 6 será lo ideal.

Luz
A las fresas les encanta el sol, cómo más horas mejor pero también tolera un sitio en la sombra, eso sí, la producción no será la misma que a pleno sol.

Reproducción de la planta
A finales de otoño la planta hace unos hijos llamados estolones, son muy fáciles de identificar. Es un tallo largo donde hay pegadas pequeñas plantas de fresa.
Tenéis que cortar el tallo, coger la planta y clavarla en la tierra para que se pueda enraizar. La manera más fácil y senzilla de tener nuevas plantas de fresas en tu huerto!

Mulching
En el caso de las fresas es muy conveniente poner una capa de restos vegetales encima de la tierra para que cuándo el fruto esté maduro no entre en contacto con la tierra húmeda y se pudra. Podemos poner paja, hojas de pino, corteza de pino…

Enfermedades
Podredumre gris: es un hongo en forma de polvo de color gris que termina por cubrir prácticamente todo el fruto. Se desarrolla en ambientes con excesiva humedad. Retiraremos en seguida los frutos afectados para que no continúe propagándose por toda la planta y aplicaremos un fungicida natural cómo el purín de ortiga o purín de capuchina para prevenir que se siga propagando.

La cosecha
La cosecha de fresas dependerá un poco de las temperaturas del sitio dónde vivimos pero generalmente podremos recogerlas desde medianos de abril hasta octubre, aunque se puede alargar hasta principios de invierno dependiendo del clima y de una situación bien soleada. Cuándo obtendremos más frutos será durante los meses de verano.